La universidad no siempre funciona para todos

Cassandra Adame, Staff Reporter

El que busca trabajo o una carrera lo encuentra. carrera lo encuentra. ”

— Arturo Chavez

Café por la mañana. Unos huevos con chorizo, tortilla, pantalones, zapatos y gel para el cabello.

Arturo Chávez, un joven de 24 años, nació en Ciudad Juárez. Después de vivir en El Paso desde el 2004, hoy trabaja para Patterson UTI Drilling. Chávez, fuera de prejuicios, se encuentra actualmente sin ninguna educación universitaria.

Sin embargo, ha sabido enfrentar la vida desde temprana edad.

“El que busca trabajo o una carrera lo encuentra”, Chávez dijo. “Mucha gente espera que todo les llegue por buena fe, pero así no es la vida. Hay que hacer un esfuerzo para salir adelante, hay que tener metas y ganas de sobresalir.”

Tener un estilo de vida fuera de lo común, tiene sus adversidades.

“No te voy a mentir, hay veces que si batalle y casi lo perdí todo”, Chávez dijo. “Pero ahora en día, hasta los más educados pasan por lo mismo, yo lo vi con mis propios ojos.”

Es posible generar fortuitas cantidades de dinero a partir del interés y esfuerzo de una persona.

“La verdad, para mi, no es ningún problema conseguir un trabajo en el cual pueda hacer mas de 75 mil dólares al año y sin educación”, Chávez dijo. “Yo tengo amigos que tienen maestrías y tienen problemas en obtener un trabajo bien pagado y a la misma vez utilizar su educación que tanto tiempo y esfuerzo les costó.”

Según el Centro de Accesibilidad y Productividad Universitaria dice que alrededor del 48 por ciento de los trabajadores graduados de universidad en los Estados Unidos se encuentran en puestos de trabajo que la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) por sus siglas en inglés, sugiere que requieren menos de una educación universitaria de cuatro años.

Once por ciento de los graduados universitarios con empleo están en ocupaciones que requieren más que un diploma de escuela secundaria, pero menos de una licenciatura, y el 37 por ciento están en ocupaciones que no requieren más que un diploma de escuela secundaria.

Francisco Reyes, de 25 años, nació en Ciudad Juárez y reside actualmente en Monterrey, Nuevo León. Hoy se encuentra educando a las personas a recuperar su salud o a mantenerla y prevenir enfermedades a partir de alimentación con cursos de trofología y accesorias.

Tiene alrededor de 250 consultas a la semana y cobra $700 por consulta, y trabaja ya en siete ciudades más.

“Creo que no haber estudiado en un sistema tradicional ha sido la decisión más importante y clave”, Reyes dijo. “Si me dicen así ¿Que le recomendarías a alguien? yo le diría: no estudies, cabrón. El mismo hecho de no haber entrado a una escuela, hace que no estés dependiendo de que si te van a contratar o no, y que de alguna manera te tengas que rascar por tus propias uñas. Como no tienes una teta o alguien que te este respaldando como lo puede ser una escuela o un título.”

Puede ser difícil atreverse a buscar y encontrar la vida que
deseamos realmente.

“Claro que no fue fácil de alguna manera”, Reyes dijo. “Yo de repente me la andaba pelando. Claro que tienes tus bajones y no tienes tanta lana y andas viendo de donde agarras y que planeas, pero tampoco no ha sido de que halla estado en el rincón de la tristeza y la depresión.”

Las recompensas de esa búsqueda pueden ser más grandes de las que uno esperaría.

“Cuando conocí a fondo de que se trataba, que no nada mas es alimentación, dije ¡wow! yo quiero estar en eso, saber más, aprender más, y cuando se presenta la oportunidad de eso, hacerlo como parte de mi vida y vivir de eso, pues fue así como sacarme la lotería”, Reyes dijo. “Y creo que un indicador de que esta bien chingón es que no distingo cuando estoy trabajando y cuando no. Entonces esta a toda madre.”

La profesora de sociología y antropología Aurolyn Luykx dijo que es más difícil obtener trabajo para personas sin titulo.

“Ya no existen (trabajos) en Estados Unidos, se han ido a otros países”, Luykx dijo. “Hace 30 años, yo creo que uno podía armar una buena vida una economía familiar sin necesariamente tener estudios universitarios, pero ahora es muy difícil.”

La universidad no es necesariamente para todos, Luykx djo, y ella cree que si personas no están contentos estudiando, no deberían estar en la universidad.

“Algunos tienen talentos que la universidad puede ser más bien una perdida de tiempo”, Luykx dijo. “Es un poco triste dedicar años de su vida a algo que no les agrada.”

Los estudiantes deberían estar conscientes del gasto que implica sacar un titulo universitario para saber si en verdad esto vale la pena en sus vidas.

Simplemente en Texas, estadísticas basadas en graduados del 2011 al 2012 se puede decir que el 56 por ciento se graduó con prestamos que es igual a una deuda de 24,030 dólares.

“Más y más la universidad deja a las personas endeudadas, y endeudarse hasta la nuca para una carrera que no te gusta, no hay cosa más triste”, Luykx dijo. “Uno puede ganar dinero pero al final, trabajas para ganar un poco de dinero y no disfrutas tu vida.”

Graf Arielle, estudiante de psicología del tercer año, opina que es importante obtener una carrera ya que planea ser consejera de salud mental enfocándose en conserjería matrimonial al igual que estudiar la maestría en UTEP.

“Si creo que saliendo de la escuela voy a encontrar trabajo, he escuchado que si el programa se acredita me va a ser posible trabajar para el gobierno”, Arielle dijo. “Definitivamente, pienso que si vale la pena porque para el trabajo que yo quiero conseguir, no habría otra manera de llegar. En estos días es imposible tener un buen trabajo sin una carrera.”

Cassandra Adame puede ser contactada en [email protected]